Todos los detalles de la pre-listening party en Madrid de '30', el nuevo álbum de Adele.




Un día como cualquier otro nos llegó a la bandeja de entrada una invitación un poco peculiar, el equipo de Sony Music Spain nos invitaba a ser unos de los primeros en el país que se despecharía con el nuevo álbum de Adele. Luego de percatarnos que nadie nos había tomado el pelo, que en efecto era una invitación real y que nos dejasen saber que ciertas condiciones aplicaban; era hora de calentar motores y escuchar 'Easy On Me' a todo volumen.

Con la invitación, QR de vacunación y la disposición de no filtrar ninguna de las canciones a este maravilloso mundo al que llamamos Internet, llegamos a nuestra cita en un hermoso edificio en Paseo de la Castellana. Comprobación de datos, de que realmente estábamos vacunados, tanto nosotros como los demás asistentes, una firma por aquí y otra más allá. 'Jura usted solemnemente no llorar con las canciones que escucharemos en esta velada', dictaba en mi mente uno de aquellos papeles que firmé. Promesa que rompí al minuto uno, pero no nos adelantemos.

Piso siete, móvil en la mano y dispuesto a entregarlo con ganas de escuchar todo lo nuevo de Adele. Había asistido a estrenos de película, a desfiles de moda, a galas benéficas, pero nunca a una listening party. Solo pensaba, ¿Qué haremos? Bueno, la palabra lo dice todo 'escuchar' pero seguía pensando: ¿En qué consistirá? Al entregar el móvil, era hora de entrar al salón. Me quedo corto si les digo que había fotos de Adele por todos lados, el ambiente era perfecto para tomar vino y llorar mientras la cantante nos retrataba el duro proceso de su divorcio.

Llegó la hora de escuchar, nos dieron la introducción y nos explicaron que tuvimos que dejar los móviles para evitar así que el álbum se filtre antes de la fecha pautada. Así, sin más preámbulo nos sumergimos en la marea de '30'.

Me encantaría detallarles, canción por canción, decirles mis favoritas y lo que opino de cada una; pero creo que sería un poco injusto arruinarles la sorpresa de lo majestuoso que es. Treinta es un álbum sincero, desgarrador, triste pero a la vez sanador. Se oye a una Adele abatida, buscando respuestas, hablándole a su hijo de lo perdida que está. Se oye a una Adele rota, pero en proceso de sanar cada una de esas heridas. Adele nos habla desde la susceptibilidad, es como una amiga que nos invita una copa de vino y nos cuenta todas esas historias que teníamos pendientes. Es un álbum increíble, como todo lo que se hace con sinceridad.

En otro post, luego que escuchen el álbum, les comentaré sobre lo que opino sobre cada canción. Por ahora, al igual que tú, quiero que sea la hora para escuchar de nuevo ese álbum con el que me identifique tanto.

Canción favorita: My Little Love. La letra es increíble, lloré como un niño pequeño.

Gracias, Sony Music Spain. Gracias por esa maravillosa invitación.

Por aquí les dejo un poco de música, acorde a la velada. Despecho para llevar, uno de nuestros playlists favoritos.



Atte. Ostwald Guillén



0 Comments